Pueblos

Picota

Marialva

Marialva

Marialva conserva aún la mayoría de los testimonios de su autonomía administrativa pasada, en particular el Castillo y Pazo (en ruinas), la Alcazaba, la antigua Casa de la Cámara, la Cárcel y el Tribunal, y la picota, erigido delante de estas. Es un monumento construido en el siglo XVI, más precisamente en los años inmediatos a la foral manuelista. La Picota se basa en una plataforma de cuatro escalones octagonales, con bordillo. Constituido por una columna de base cuadrada, ligeramente chaflanada en los ángulos superiores, fuste ochavado y de caras planas, que se eleva a unos 4 metros de altura, y jaula de planta ochavada. No tiene capitel, únicamente un marco octogonal saliente, a modo de ábaco. La jaula se compone de dos sombreros piramidales, de ocho lados planos, el inferior invertido y el superior sostenido por hierros clavados en todos los bordes, además de una pequeña columna central. La cúpula la remata un pequeño botón. En la base del monumento, en uno de los escalones, está la fecha de 1559, año probable de su construcción. También en el Largo da Praça, este monumento se clasificó como Bien de Interés Público en 1933.