Pueblos

Torre de los Templarios

Idanha-a-Velha

Idanha-a-Velha

Los Templarios redujeron el centro defensivo a un pequeño castillo y la Torre del Homenaje es el único vestigio visible que queda. Construida a mediados del siglo XIII, como demuestra la inscripción, datada en 1245, que se encuentra en el tímpano de la puerta de acceso en el segundo piso. La entrada era por esa misma puerta, accesible por una escalera móvil que se apoyaba en un bloque saliente al nivel de la solera, que todavía puede verse. Más tarde, se abrió una puerta en el primer piso, protegida por un balcón, del que quedan las ménsulas de apoyo, situado en el tercer piso. La torre se irguió sobre el podio del templo principal de la plaza pública de la ciudad romana, el Foro. Para implantar los distintos elementos que constituyen el foro, se creó una plataforma sobreelevada, de planta rectangular, rodeada de fuertes muros para contener el aterramiento. El templo estaba situado en el tercio oeste de la plaza y parece que se dedicó a Júpiter. Venus y Marte también eran adorados, tal vez en templetes. En la parte posterior son visibles los cimientos de un pórtico. En el alto naciente se reconocen pequeñas escaleras laterales de acceso y restos débiles del macizo de la plataforma frontal del templo, donde habría tal vez una gran escalera.